Martes por la tarde, día previo a la Almudena.

Decidimos ir al Melos, mítico bar de Lavapiés, conocido por sus zapatillas, sus croquetas, sus empanadillas y por su peculiar dueño de memoria eidética. Continuar leyendo